miércoles, 13 de enero de 2010

Haití duele


Guillén -poeta negro y cubano- imaginó a Haití como un país de cobre ensangrentado. El gran novelista haitiano Jacques Roumain (autor de una inolvidable novela llamada Los gobernantes del rocío, fundador del Partido Comunista de ese país, intelectual y finísimo escritor), rechazó el despojo que ha padecido un país tantas veces humillado, saqueado y deliberadamente empobrecido. Ambos (Guillén y Roumain) defendieron la dignidad de la negritud en la isla y soñaron con un futuro mejor para esa tierra triste. Pero el sueño no se concretó. Leo las noticias de hoy. Cien mil muertos, más de tres millones de afectados, la humanidad doliente que no está como está por culpa de un terremoto. El movimiento sísmico que permanece en el trasfondo de la dolorosa historia haitiana se llama indiferencia y capitalismo salvaje.

3 comentarios:

  1. me aiudo muxo thans!!!!!!!
    XD

    ResponderEliminar
  2. Hola soy Alvaro Macuri y apruebo esta noticia

    ResponderEliminar